No hay cliché más cierto que el que apunta a viajar desde las páginas de un libro.

Libros que estoy leyendo y recomiendo, antes de empezar mi próxima travesía. Para viajar y conocer sin moverse del sillón.

“Nada me importa más que hacer el recorrido, más que saber a dónde voy”.

A Gustavo Adrián Cerati, en el día de su fallecimiento. Buen viaje, maestro.

Los periodistas de viajes no viajamos los 365 días del año. Al contrario, debemos sentarnos, parar, pensar y escribir. Desde mi casa, en la ciudad de Bogotá, te cuento más sobre mi actividad favorita cuando no viajo: leer.

Este post está dedicado a esos textos que me llevan de viaje desde mi cama. Libros que describen travesías. Verbos que significan movimiento. Páginas que descubren mundos. Líneas viajeras.

Viajes y otros viajes, Antonio Tabucchi

 “Las prisas de nuestros tiempos obligan al viajero a visitas cada vez más rápidas y concretas: visto el icono principal y la fotografía de rigor […] Hasta el viajero más apresurado o constreñido por los horarios del grupo puede concederse unos pocos minutos para una pequeña desviación y recorrer, a no más de 500 metros de distancia, una deliciosa callejuela, desconocida por lo general para el turista”.

Este libro lo he leído dos veces a lo largo de este año. En la primera ocasión cumplí con el estricto mandamiento académico de mi Máster en Periodismo de Viajes. Ahora, en esta segunda ocasión, lo disfruto lentamente y lo absorbo mejor.

Nacido en la ciudad de Pisa, donde abundan los turistas que se fotografían sosteniendo la torre inclinada, Don Antonio –mi madre me enseñó a anteponer la palabra don cuando un hombre era muy mayor o muy respetable, y Tabucchi cumplía las dos– se empeñó en contrariar el típico viaje superficial.

Antonio Tabucchi reúne sus textos viajeros en este libro, que constituye un manifiesto para el viaje lento. Texto recomendado para quienes disfrutan de caminar calles escondidas y saborear lo anónimo.

Julio Verne, Líneas Viajeras, blog de viajes

Verne, Verne, Verne 

“Los pasaportes nunca sirven más que para molestar a los hombres de bien”

La vuelta al mundo en 80 días, Julio Verne

La calma de Tabucchi se contrapone de forma fascinante con la prisa de los personajes de Verne, uno de mis escritores favoritos. El gran Jules no descansó tranquilo hasta dejar su apellido como sinónimo de ‘viajar’ y muchos de sus libros sirven como inspiración para imaginar travesías. Cada una de sus palabras llena de motivos para agarrar una maleta y largarse.

Su serie Viajes extraordinarios, en la que se incluyen Viaje al centro de la TierraVeinte mil leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en ochenta días –mi favorito-, hace parte de los libros de lectura obligada para los estudiantes de secundaria. Ojalá la imposición literaria de Verne sirviera para crear más viajeros.

Aunque , muchas veces, la literatura de Julio Verne refleja el afán del reconocimiento por el viaje, una plaga que nos carcome en época de inmediatez y redes sociales, su capacidad de idear mecanismos para alcanzar titánicos cometidos impulsa al lector a trazar sus propias maratones por el mundo.

Debo confesar que más de una vez me he sentido como Picaporte, uno de los personajes de La vuelta al mundo en 80 días, quien andaba con prisa por escenarios que merecían más calma.

Javier Reverte. Líneas Viajeras, blog de viajes

Paisajes del mundo, Javier Reverte

“El periodismo es una ocupación magnífica, quizás la mejor, en tanto que te abre la puerta de mundos muy distintos y te da acceso a gentes muy dispares”.

Conocí a este autor en el marco de –de nuevo- mi Máster en Periodismo de Viajes. Llegué a él con la expectativa que me despierta el buen periodismo y, como suele pasar, provocó en mí sentimientos encontrados.

A Reverte le gusta viajar, sin duda, pero se mide en sentimentalismos al momento de describir sus viajes. Su pasión es el periodismo. Por encima de las ansias de travesía, es un enamorado del verbo descriptivo. Por eso, aunque no me logra emocionar, consigue detallar los escenarios de una forma tan impresionante que su libro se convierte en un manual de buenas crónicas.

Algo preciosamente destacable de este libro es que Reverte no se siente orgulloso de sus primeros textos, esos que escribió a sus 20 años, pero igual los incluyó en esta recopilación, como una forma de recordar a ese joven apasionado de los viajes.

Paul Bowles, Líneas Viajeras, blog de viajes

Desafío a la identidad, Paul Bowles

“Si se me presenta la opción de elegir entre visitar un circo y una catedral, un café y un monumento público, o una fiesta y un museo, me temo que me decantaré por el circo, el café y la fiesta”.

Que sea el momento de confesar que Bowles es mi escritor de viajes favorito. Enamorado del desierto. Conocedor de las costumbres musulmanas. Hijo adoptivo de Marruecos. Apasionado de la música. Mamá, cuando grande, quiero ser como ese señor.

En Desafío a la identidad, Paul Bowles cuenta con refinadas descripciones sus aventuras por el mundo, concentrándose en Marruecos y el desierto del Sahara. La investigación fue su pasión y se refleja en la exactitud de sus contenidos, como cuando dedica páginas enteras a explicar la importancia del hachís en la cultura marroquí de principios del siglo XX.

Musicólogo, Bowles encarna a la perfección mi concepto de periodista de viajes. Se integra perfectamente a las culturas que va descubriendo, por intermedio de sus danzas y cantos, tratándolas con respeto y descubriéndolas con pasión.

Mi copia de Desafío a la identidad ahora tiene tantos símbolos como un pentagrama. No puedo dejar de subrayarla, apuntarla y llenarla de ideas.

Líneas Viajeras, blog de viajes

Exploradores y sus descubrimientos, Beau Riffenburgh

Lo contaré en público: compré este libro con la tarjeta de crédito y no me he arrepentido. Se trata de una costosa recopilación de los exploradores más destacados de la historia. Una edición que encarna una vivencia viajera en sí misma.

Este libro viene acompañado de material multimedia en CD, pero eso no es lo mejor. En sus páginas se puede encontrar desde una carta escrita por James Cook, hasta los dibujos de Darwin, pasando por inexactos intentos cartográficos o pasaportes manchados.

Es un material precioso para descubrir con calma. Creo que la palabra “Bonito” en Wikipedia debería estar acompañado de una foto de este libro.

Lonely Planet, Líneas Viajeras, blog de viajes

Fotografía de Viaje, Richard I’Anson

Compré este libro en uno de mis lugares favoritos del mundo, en una de mis ciudades preferidas del mundo: La librería Altair, en Barcelona. Tuve la oportunidad de leerlo mientras recorría Marruecos por tierra y está rayado por los granitos de arena y arrugado por gotitas de agua.

Sus páginas son un manual impecable para fotografiar nuestros viajes. No importa si se es un turista aficionado o un periodista de viajes, en estas 368 páginas hay consejos importantísimos para capturar buenas fotografías de personas, paisajes, objetos o acciones. Recomendado.

Líneas Viajeras, Blog de Viajes, Lonely Planet

Guías Lonely Planet

Cuando no viajo, planeo futuros viajes. Las guías Lonely Planet pueden encontrarse en edición física o en formato ebook y son fundamentales para emprender una travesía segura.

Aunque soy partidaria de dejarse sorprender y guiarse por la intuición en los viajes, estos libros tienen información primordial relacionada con las costumbres, el idioma, la moneda, los lugares imprescindibles y hasta el voltaje de corriente de cada país.

En la guía de Marruecos aprendí, por ejemplo, algunas expresiones en lengua bereber que fueron muy útiles para ‘conversar’ con nómadas, músicos y camelleros en el desierto.

Líneas Viajeras, blog de viajes

El atlas del viajero y Las 100 ciudades más bellas del mundo, varios autores

Si un lugar gusta a todos, algo tiene. Por ejemplo, París es una ciudad de amores y odios, pero tiene un encanto inexplicable que la ha convertido en uno de los lugares imprescindibles para todo viajero.

Estos dos libros son listados arbitrarios hechos a gusto del autor o la editorial, pero sirven como guías para fichar futuros destinos. Están acompañados de fotografías impresionantes y, al ser ediciones de lujo, la experiencia de leerlos es un placer: lindas fuentes, buenas resoluciones, buenos colores y papel fino. El lector puede llegar a preguntarse si es merecedor de tener algo tan lujoso en las manos. ¡Es broma!

Finalmente, si quieres saber cuáles son los lugares de visita imprescindibles, según estos dos libros, sólo debes escribirlo en los comentarios de este post y haré un listado para que marques en dónde has estado ya y sepas qué viajes te hacen falta.

¿Cuáles son tus libros favoritos? ¿Qué estás leyendo justo ahora?