¿Quieres salir del caos de la ciudad? Yo me escapé a la Hacienda Normandía, un lugar increíble en el que pude tener contacto con la naturaleza.

Muy cerca de Bogotá está la Hacienda Normandía, un lugar que no dudo en recomendarte si vives en Bogotá o vas a visitarla próximamente.

Aquí te cuento toda la información que necesitas para planear una escapada rural el próximo fin de semana.

¿Por qué me gustó?

Primeramente, se trata de una construcción colonial que se conserva intacta. Su patio central, sus habitaciones enormes y sus salas de reuniones. Visitarla es como viajar en el tiempo.

En segundo lugar, tienen una mentalidad de cuidado de la naturaleza que se refleja en todos los aspectos. La casona está rodeada de un lote enorme con diversidad de vegetación. Las sesiones de ordeño demuestran que los animales están muy bien cuidados y que no sufren con ningún tipo de crueldad. La huerta que tienen en el patio de atrás es muy variada y es perfecta para aprender un poco más sobre agricultura.

Además, ofrece alternativas muy versátiles que sirven para casi cualquier viajero. Yo viajé con mi pareja y tuvimos una cena deliciosa juntos. Cerramos la noche tomando una botella de vino junto a la chimenea.

En otra habitación había una familia con dos niñas pequeñas, quienes aprendieron a sembrar, hacer quesos y ordeñar vacas. ¡Para todos los gustos!

¿Qué recomiendo hacer?

Basicamente: descansar.

En la Hacienda Normandía se encargan de que estés divirtiéndote todo el tiempo. Tienen caminatas, sesiones para interactuar con los animales, clases de cocina y hasta parapente. Pero, personalmente, creo que este tipo de escapadas al campo son la oportunidad perfecta para conectarse consigo mismo y darse la oportunidad de relajarse.

Sin embargo, si quieres hacer diferentes planes, te recomiendo la clase de quesos y la visita a la huerta. Si eres amante de los animales, como yo, no te quedes sin hacer la sesión de ordeño y la visita a los terneros.

Aunque tomar la cena en la hacienda es opcional, yo recomiendo aprovechar que sus platos son preparados orgánicamente (gracias a la huerta que tienen en el patio trasero) y que son muy balanceados. Además, se acompañan perfectamente con alguna de las botellas de vino de la casa.

¿Cómo llegar?

Es súper sencillo. Desde Bogotá, puedes hacerlo por el norte saliendo por la Autopista Norte, pagando un peaje y llegando a Tocancipá. Otra opción es la vía Tabio, que aunque es destapada, te permite cambiar un poco de paisaje y conocer algunos otros lugares.

En Waze puedes buscar “Hacienda Normandía” y encontrar la mejor opción para arribar allí. Recuerda que se trata de una vereda del municipio de Tocancipá, por lo que es mucho mejor contar con auto propio para este plan.

¿Qué tal es la experiencia?

Personalmente, me encantó. Por eso, hice un par de videos en los que puedes ver, de primera mano, qué hice en los dos días en los que estuve en Hacienda Normandía.

En este video puedes ver un poco sobre la sesión de ordeño, la visita a los terneros, la clase de quesos y la cena junto a la chimenea:

En este video te cuento todo sobre la visita a la huerta de Hacienda Normandía y un poco sobre la comida orgánica que puedes probar allí:

¿Te suena la idea de ir a la Hacienda Normandía? Visita su página web y entérate de todos los detalles.

¿No estás en Bogotá? ¡Cuéntame qué sitios así hay en tu ciudad, así podemos ayudar a más viajeros con alternativas campestres!