Alternativas para quienes todavía no saben qué regalar a sus amigos viajeros. ¡Todas las opciones son muy fáciles de conseguir!

En este blog hay espacio para todo. He escrito aquí desde mi experiencia trascendental meditando con los Hare Krishna, hasta mi desahogo cómico cuando me robaron la cámara en México, pasando por un recorrido en Barcelona a lo Woody Allen. Así que, ¿por qué no escribir sobre la Navidad?

Desde que tengo memoria, la Navidad ha sido una fecha muy importante para mi familia. Los regalos los compramos con semanas de anticipación y a medianoche las ramas del árbol quedan ocultas bajo kilogramos de cajas envueltas en papel de colores. Es una noche preciosa y, por eso, desde que inicié mi vida como viajera he tenido claro que el 24 de diciembre no quisiera nunca estar lejos de mis seres queridos.

En medio de la importancia que doy a la Navidad, me he esmerado por responder a los mensajes que llegan a mis redes sociales preguntándome cuál es el regalo ideal para un viajero. Cualquier persona que tiene a un ser querido y trotamundos, quiere  sorprenderlo con un detalle que lo acompañe en su vida nómada.

Estas son mis opciones favoritas:

1. Cámara fotográfica: Un viajero jamás rechazará una buena cámara para tomar fotos, sin importar el modelo, la calidad o el precio. Dependiendo del presupuesto, se puede elegir una cámara compacta ideal para zonas inseguras o para salidas nocturnas, o una profesional que capture imágenes dignas de enmarcar.
Precio: De US$70 a US$800

2. Lomography: Estoy perdidamente enamorada de estas cámaras instantáneas. No sólo son elementos de diseño, también permiten que el viajero tenga inmediatamente en su mano la imagen que acaba de capturar a través del lente. Quizás para algunos se trate de un objeto inecesario (lo digital siempre gana), pero es un gadget para los amantes de la fotografía y un regalo que deja boquiabiertos a los nostálgicos.
Precio: De US$99 a US$450

asp200_product_1_media_gallery

Lee también: Mi equipo de fotografía de viajes.

3. Scratch map: Otro objeto de diseño que enamora a los viajeros. Se trata de un mapa monocromático sobre el que se puede raspar y marcar los territorios que ya se han visitado. Hay de diferentes tamaños, zonas del mundo y delimitaciones.
Precio: De US$13 a US$26

4. Ciudades de bolsillo: Si el viajero está particularmente enamorado de un rincón del mundo, Pocket Cities ha creado réplicas minimalistas de cartón para decorar espacios.
Precio: US$15

5. Maleta o mochila de viajes: Esta es una de las opciones más arriesgadas, aunque a primera vista parezca fácil. Generalmente los viajeros ya tienen su propia maleta y no la cambian por nada o, quizás, tienen alguna marca favorita y una cantidad de litros que prefieren para sus viajes. Sin embargo, si se hacen de antemano estas averiguaciones se puede conseguir un buen regalo.
Precio: De US$30 a US$200

Mira también: ¿Qué llevo en mi mochila?

6. Libreta de viajes: Si es de los viajeros que acostumbran a llevar un diario de sus jornadas nómadas, este es uno de los mejores regalos que puede recibir. Moleskine tiene agendas especializadas, con casillas para consignar información importante, así como libretas dedicadas a las ciudades más grandes del mundo. Personalmente no puedo con los diseños llenos de cajitas que me encasillan, así que soy más fan de las libretas con hojas limpias.
Precio: De US$15 a US$50

7. Libros de viajes: De mis opciones favoritas. La mayoría de viajeros disfrutan de leer sobre el destino que conocerán próximamente, para entender más sobre sus costumbres e historia. También hay selecciones fotográficas de ciudades del mundo, colecciones de crónicas de viajes, guías turísticas y las siempre ganadoras Lonely Planet.
Precio: De US$10 a US$150

Lee también: ¿Qué leo cuando no viajo?

8. Tiquetes aéreos: Este regalo no tiene pierde. Cualquier viajero recibirá con tremendo agrado unos tiquetes de ida y vuelta, sin importar si es cercano o remoto el destino. Una buena opción es rastrear diferentes combinaciones de lugares y fechas en los buscadores online hasta encontrar una tarifa que se ajuste al presupuesto.

Robert Louis Stevenson