Porque no sólo se trata de las góndolas y los espaguetis. Prepárate para vivir una Venecia más auténtica con este puñado de tips.

Traigo una pena en el alma, un remordimiento que no me permite escribir. Tengo algo que confesar: sólo visité Venecia durante dos días, porque no tenía fe en ella.

No quiero justificarme, pero, ¿ustedes no pensarían lo mismo de una ciudad con tantos mitos? Hay quienes dicen que huele asqueroso, otros afirman que es una trampa para turistas, los demás podrían jurar sobre la Biblia que sus canales son las aguas contaminadas por los desechos de los habitantes.

Y yo, después de escuchar tantas mentiras sobre la pobre Venecia, decidí que quería comprobar por mí misma cuánta certeza había detrás del rumor. Mi curiosidad periodística mi cuenta de ahorros, más bien me llevó a estar sólo dos días en la ciudad, lo suficiente para conocerla a grandes rasgos y querer volver.

Contemplando mi regreso, decidí escribir estos 50 consejos que consultaré en un futuro. Espero que, mientras tanto, sean de utilidad para los próximos viajeros a Venecia.

Transporte1. La mejor opción para llegar a Venecia es el tren, a menos que tengas la cuenta bancaria de un magnate y prefieras el avión.

2.  Venecia fue la primera ciudad italiana que visité, después de salir de la Costa Azul en Francia. Si este es tu caso, al subir al tren ubícate en las sillas del costado izquierdo, pues tienen una vista increíble de los Alpes.

Los Alpes franceses desde la ventanilla de mi tren a Venecia.

Los Alpes franceses desde la ventanilla de mi tren a Venecia.

3. Al descender del tren, prepárate para el primer encuentro con los canales de Venecia. Querrás capturar hasta el mínimo detalle en fotografías.

4. Ante de salir rumbo a Venecia, cerciórate bien del recorrido desde la estación de tren hasta tu hotel. Busca en Google Maps y traza el recorrido en un mapa que puedas llevar contigo. Los callejones de la ciudad pueden confundir bastante.

5. La mejor forma de conocer la ciudad es caminando. Empaca zapatos cómodos, que eso de ir a Venecia en tacones y creerte Kim Kardashian está mandado a recoger.

Mientras caminas, puedes aprovechar para tomarte tus primeras fotos en Venecia.

Mientras caminas, puedes aprovechar para tomarte tus primeras fotos en Venecia.

6. Antes de salir a caminar, verifica qué tan lejos están el Gran Canal y la Plaza de San Marcos de tu hotel. La mayoría de plazas y calles principales tienen avisos que señalan estos dos lugares, por lo que pueden ser un buen punto de referencia si te pierdes. (Creo que, para este punto, es bastante evidente que me pierdo muy fácil y que me extravié varias veces en Venecia).

Alojamiento

7. Reserva el hotel con mucha antelación. Hay portales online que te permiten comparar precios y ver las fotografías del lugar.

8. En mi caso, me hospedé en el edificio adjunto del hotel San Gallo, un verdadero hueco hediondo, pero barato. La verdad es que no suelo ser muy exigente con los hoteles donde me hospedo y este estaba bien ubicado.

Como me niego a mostrar una foto del hotel, aquí va la bandera de Venecia hondeando (mucho más bonita, sin duda).

Como me niego a mostrar una foto del hotel, aquí va la bandera de Venecia (mucho más bonita, sin duda).

9. Desde septiembre de 2013 se cobra un impuesto al turista en Venecia, el cual debe pagarse en la recepción del hotel, como valor añadido a la tarifa del alojamiento.

10. También está la opción de acampar. A pocos minutos del centro queda el camping Rialto, que ofrece tiendas de alojamiento y la posibilidad de tomar una ducha por un precio muy cómodo.

11. Mucha gente prefiere alojarse en Mestre, que está muy cerca de Venecia. Allí se encuentran alojamientos más económicos y alternativas fáciles de transporte.

Alimentacion

12. La gran mayoría de restaurantes y bares en Venecia no están al alcance de los bolsillos modestos, como el mío. Compra tus alimentos en un supermercado y cómelos en una de las tantas plazas del lugar.

13. Tras ahorrar varios días, es momento de cumplir algún capricho. Si visitas un restaurante a manteles, pide algún plato a base de pescado o mariscos, la especialidad de los venecianos.

14. ¿Con ganas de una cerveza? ¿Quieres un snack? ¡Huye del Gran Canal y de la Plaza San Marcos! Todos los sitios allí ubicados, sin excepción, tienen los menús y las propinas más escandalosas de toda Italia.

Entre calles también es posible encontrar pizzas personales muy económicas.

Entre calles también es posible encontrar pizzas personales muy económicas.

15. No tiene mucho sentido comer sin saber que el sabor de esas especias en la pizza se le debe a los extensos viajes de Marco Polo en barco hasta Asia. ¿Verdad que todo tiene más sentido cuando sabemos un poco de historia? Lee sobre gastronomía italiana antes de visitar Venecia, todo tendrá un sabor diferente.

16. Guarda un pedacito de tu presupuesto para un buen gelato. Si estás en un eterno trayecto por un callejón, apretujado entre los turistas y cargando una mochila de 20 litros, un gelato de pistacho será el paraíso.

El gelato es uno de los pocos alimentos baratos en Venecia.

El gelato es uno de los pocos alimentos baratos en Venecia.

17. La mayoría de establecimientos permanecen abiertos desde temprano y hasta altas horas de la noche, pero intenta esquivar las “horas turistas”. Si cenas después de las 9:00 de la noche serás mejor atendido y te evitarás tanta congestión.

18. En los restaurantes a manteles cobran el “coperto”. Es decir, la bobada de ponerte un pedazo de pan y cubiertos en la mesa. Fíjate que esta tarifa no sobrepase los €2.

19. Lo confieso: Cada vez que veo las palabras “Menú Turístico”, me indigno cual anciana que ve a un par de estudiantes besándose. Se me rompe el corazón y no puedo creer que alguien pueda fiarse de una propuesta así. ¡Huye del menú para turistas, no seas facilista!

Lugares

20. Venecia es un paraíso si eres amante del arte y, en general, de las expresiones culturales. Para aprovecharla al máximo, deberías estar enterado de la agenda cultural de la época y reservar tus entradas a espectáculos con anticipación.

21. Dicen que el viaje en góndola es obligatorio, pero a mí no me hizo falta. Sin embargo, si quieres vivir esta experiencia, es mejor hacer un grupo de viajeros para pagar el trayecto, pues es muy costoso.

22. ¿La Plaza de San Marcos? Sí, obligatoria. Llena, bulliciosa, tensa, pero imprescindible. Ve con paciencia y disfruta de la monumental fachada de la catedral, así como de la extensión de la plaza y su simetría.

Cada rincón de Venecia tiene detalles preciosos que son fáciles de pasar por alto.

Cada rincón de Venecia tiene detalles preciosos que son fáciles de pasar por alto.

23. Entra a la Basílica de San Marcos, una imponente cornucopia adornada con detalles de incalculable valor artístico. A este lugar no se permite ingresar en pantalones cortos o con los hombros descubiertos. También están prohibidas las carteras grandes.

24. El Palacio Ducal es otra construcción imprescindible. Su estilo gótico tan veneciano merece ser fotografiado hasta el cansancio.

25. Obviamente, es necesario visitar El Gran Canal y recorrerlo por su ladera. Con un recorrido lento y consciente, basta para sorprenderse con la lógica arquitectónica veneciana.

Lo repito: la magia de Venecia está en los detalles.

Lo repito: la magia de Venecia está en los detalles.

26. Hay quienes quieren hacer miles de planes en cada ciudad que visitan. Si eres de ese tipo de turistas, el Gran Canal ofrece la posibilidad de subir al vaporetto, un medio de transporte de varias paradas que permite recorrer la principal avenida de Venecia.

27. Camina y mira todas las fachadas, los minúsculos detalles artísticos en cada construcción. Cada detalle de Venecia estuvo pensado para cautivar desde el siglo XVIII, cuando quería ser la capital de la ostentación.

28. Por absurdo que suene, un plan increíble es dedicarse a cruzar puentes. Entre más puentes cruces, más de Venecia has conocido.

Y claro, el Puente de Rialto es el primero que debe ser cruzado. ¡Legendario!

Y claro, el Puente de Rialto es el primero que debe ser cruzado. ¡Legendario!

29. Tómate tu tiempo para ingresar a catedrales, capillas y templos. Venecia, como toda ciudad italiana, cuenta con una colección de arte religioso invaluable.

30. Detente en la laguna y tómate tu tiempo allí. Contempla cómo los acabados curvos de las góndolas contrastan con el paisaje. Mira el atardecer sobre el agua. Captura con tu cámara a las gaviotas. Escucha los innumerables idiomas que se concentran en un mismo punto del mundo. El plan más cautivador de Venecia es gratis.

Un ave se posa sobre uno de los troncos del muelle de Venecia.

Un ave se posa sobre uno de los troncos del muelle de Venecia.

Atardecer otoñal veneciano.

Atardecer otoñal veneciano.

31. Si tienes suficiente tiempo, es recomendable visitar las demás islas. A Murano, Burano y Torcello se puede arribar en vaporetto.

32. El Mercado de Rialto es un lugar pintoresco y muy popular. Vale la pena visitarlo y poner a prueba la capacidad de ahorro, pues seguramente se te antojará comprarlo todo.

Otros tips

33. Parte del rumor es cierto: Venecia huele mal, pero sólo en los días calurosos.

34. En febrero se realiza el Carnaval de Venecia, reconocido internacionalmente e icónico por sus máscaras. Si vas, seguramente vivirás un espectáculo increíble, pero tendrás que sortear con la época de mayor ocupación hotelera.

35. Como en todos los lugares del mundo, los vendedores han encontrado cuáles son los puntos débiles de los turistas. Al descender de la estación de tren, la mayoría de viajeros están tan encantados que quieren comprar todos los souvenires de la ciudad, pero en esta zona están los puestos más caros y de menor calidad.

36. Empaca mucha tolerancia en tu equipaje. Ya conté, en el artículo con 50 consejos para viajar a Roma, que el comportamiento de algunos italianos puede llegar a ser molesto para quienes no estamos acostumbrados a los tratos toscos.

Así es Venecia en otoño, una de las temporadas de menor ocupación hotelera.

Así es Venecia en otoño, una de las temporadas de menor ocupación hotelera.

37. Sé paciente también con las multitudes de turistas que llenan los callejones. Atravesar una calle puede tomarte varios minutos. Tómalo con calma.

38. ¿Le tienes fobia a las palomas? Venecia no es para ti. Créeme, si me tomo el trabajo de escribir un consejo sobre esto, es porque la sobrepoblación de estas aves en la ciudad aterra.

39. Otoño es la estación con mejor relación costo-beneficio. Claro, es una temporada muy fría, pero los precios son los mejores de todo el año.

40. Verano y primavera, por su parte, atraen tantos turistas que vas a querer arrojarte en el Gran Canal (como lo hacía Lord Byron) y no volver jamás a la superficie.

41. En el invierno ni pienses, a menos que gustes de las inundaciones. Ojo con el Acqua alta, un fenómeno en el que la marea sube durante 6 horas y luego baja durante las 6 horas siguientes, inundando una buena parte de las plazas y calles.

42. Lleva batería y memorias de repuesto para tu cámara de fotos. Si aprovechas los escenarios de la ciudad, seguramente las necesitarás.

Con escenas como esta, ¿quién se resiste a fotografiarlo todo?

Con escenas como esta, ¿quién se resiste a fotografiarlo todo?

43. Haz un recorrido de día y luego repítelo en la noche. En tan sólo un par de horas, Venecia baja el telón y, al regreso, sorprende con un escenario totalmente diferente.

44. Olvídate de dormir hasta tarde durante tu visita a Venecia. Las primeras horas de la mañana son las mejores para recorrer los lugares más populares. Cerca del mediodía todo está insoportablemente lleno.

45. Si eres un viajero que, como yo, ama charlar con los lugareños y vivir como la gente del lugar, resígnate. En Venecia es difícil encontrar a un veneciano.

46. No contrates excursiones. Sólo te quitarán dinero y te mostrarán con afán aquello que tú mismo puedes ver sin prisa. ¡Únete al movimiento “turista, suelta la mano de tu guía”!

47. No te cases con la idea de que “Venecia es una ciudad cara”. Claro que lo es, pero no por eso deberías resignarte a gastar más de lo planeado. Ten paciencia y revisa muy bien los precios de cada cosa.

La Plaza de San Marcos en la noche.

La Plaza de San Marcos en la noche.

48. ¡Todo es tan romántico frente a la laguna! Un violinista toca una pieza de Vivaldi y los turistas toman vino rosé en las mesas al aire libre. Qué bien por ellos, que todavía no han visto la factura. ¡Cuidado con ceder a tentaciones que pueden desajustar por completo tu presupuesto y hacerte pasar necesidades posteriores!

49. Lee mucho sobre la ciudad antes de visitarla. Aprende de su historia y carga contigo una guía de viajes que te ayude a aprender más durante tu estadía.

Y si no quieres olvidar ningún detalle a tu regreso, también es bueno llevar un diario de viaje.

Y si no quieres olvidar ningún detalle a tu regreso, también es bueno llevar un diario de viaje.

50. Tranquilízate. No sé qué tiene Venecia que le pone a todos el pulso a mil por hora. El turista promedio tiene afán de la foto y los tours organizados se toman las plazas en medio del barullo y los codazos. Viaja lento, que si algo te hace falta por ver, ya volverás luego.