No importa si harás un completo tour o si sólo pasarás unos días en Roma, estos tips serán súper útiles.

¿Es realmente Italia tan perfecta como la pintan? Un país lleno de arte, historia y gastronomía, cuyos escenarios protagonizan anuncios publicitarios y han sido parte de recordadas escenas de Hollywood.

Italia puede llegar a ser un verdadero idilio, sólo si la tolerancia es uno de nuestros fuertes y llegamos preparados para afrontar todo tipo de adversidades.

No se debe subestimar la capacidad que tienen la mayoría de italianos a la hora de desafiar nuestra valentía y tolerancia. Sus caóticas calles y la particular forma de tratar al turista pueden convertirse en un dolor de cabeza. Por eso, es importante aplicar estos 50 consejos que pueden ser fundamentales para disfrutar lo realmente importante de Roma, sin dejarnos llevar por las sorpresas desagradables.

Transporte1. Empecemos por lo fundamental: Gran parte de los italianos no conocen las señales de tránsito. Los semáforos son cruzados en color rojo, las motocicletas no respetan a los transeúntes y las cebras peatonales están de adorno.

2. Roma merece ser recorrida a pie. Por eso, es importante no desanimarnos por la inseguridad vial y, simplemente, tomar precauciones al respecto.

3. Después de advertir que Roma no conoce la seguridad vial, creo que sobra advertir que rentar un auto para esta ciudad no es buena idea. ¿Para qué estresarse si hay otros medios de transporte?

4. Las zonas históricas (entiéndase por, prácticamente, toda la ciudad) deben ser disfrutadas con tiempo, por lo que un turibus o un tour organizado no son buena idea. Por el contrario, la bicicleta y las piernas son grandiosos medios de transporte.

5. Sin embargo, aunque varias de las calles romanas están adaptadas para el uso de las bicicletas, debido a la conservación de ciertas zonas, algunas vías de adoquín o piedras son difíciles de recorrer.

6. Mi medio de transporte preferido para recorrer Italia es el tren. La red ferroviaria europea es ordenada y ágil. El itinerario que tracé en mi pasado viaje fue: Niza –  Venecia – Milán – Roma.

Los paisajes son la mayor recompensa de recorrer Italia en tren

Los paisajes son la mayor recompensa de recorrer Italia en tren

7. Si llegas en tren: La Stazione Termini es la principal estación de trenes de Italia y desde allí parten trenes a la mayoría de países europeos. Para arribar allí con la información necesaria, es útil visitar el sitio web de Trenitalia, pues las ventanillas de información suelen estar abarrotadas.

8. Si llegas en avión: Puedes arribar a dos aeropuertos, el Leonardo da Vinci –más conocido como Fiumicino– o el Ciampino. Si llegas al primero, el tren es la mejor opción para llegar a la ciudad, sale desde las 06:35 y hasta las 23:35, cada media hora. Otra opción que aplica para Fiumicino, además es la mejor alternativa para salir de Ciampino, son los buses de Terravisión. Los billetes se pueden comprar online.

9. Un taxi desde los aeropuertos hasta el centro de Roma puede costar más de 40 euros (¡!)

Alojamiento10. Aunque muchos de los habitantes de Roma abandonan la ciudad durante el verano, en busca de la playa, los turistas llegan en masa en esta época.

11. El otoño es dolorosamente frio en las noches, pero es una buena temporada para encontrar los monumentos casi vacíos. Prefiero usar cientos de capas de ropa para calentarme, a cambio de poder caminar tranquilamente.

Por favor, créanme si les digo que el otoño romano es muy frío.

Por favor, créanme si les digo que el otoño romano es muy frío.

12. En primavera el clima es amable y los jardines romanos están en apogeo, pero los turistas se abarrotan en las calles.

13. El invierno es suave, comparado con la mayoría de capitales europeas. Rara vez cae nieve, pero la lluvia es frecuente.

14. Roma es una de las ciudades más costosas que he visitado. El rango de precios puede variar, pero una habitación en un hotel económico puede costar 80 euros por noche.

15. Los hostales siempre son una fabulosa opción para ahorrar dinero, pero deben ser reservados con meses de anterioridad.

16. Algunas congregaciones religiosas ofrecen alojamientos muy baratos a los fieles, quienes también deben reservar con suficiente antelación y ceñirse a las estrictas reglas del lugar.

17. Una buena opción para ahorrar el dinero del alojamiento es viajar en tren por las noches. Un tren nocturno con camarotes es cómodo y relativamente económico.

18. En Roma me hospedé en el hotel XX Settembre, ubicado muy cerca a la estación de tren, en la Vía del Macao 6. Recomendaría este hotel a quienes no necesiten conexión Wi-Fi y no les moleste la grosería del personal de recepción.

Alimentacion19. En una de las calles paralelas a la Fontana di Trevi se encuentra una de las tiendas con mayor variedad de pastas de la ciudad. El día en que vayas a visitar este monumento, es buena idea llevar dinero para comprar exquisitas pastas y prepararlas después en casa.

20. Piérdete en los barrios y entra a las pizzerías locales. Un restaurante pequeño de una familia italiana será mucho más acogedor que cualquier establecimiento ubicado en las vías principales. Además de la pizza y la pasta, otro alimento de consumo obligado en un viaje a Italia es el gelato.

Pizza en la mañana. Pizza en la noche. Pizza para ser feliz. Yummy, yummy.

Pizza en la mañana. Pizza en la noche. Pizza para ser feliz. Yummy, yummy.

21. Los adictos a los condimentos y las especias –como yo– encontrarán que Italia es un paraíso. Los supermercados locales tienen variedad de especias a muy buenos precios. No se puede esperar menos del país al que Marco Polo llevó ese mundo delicioso de los condimentos gracias a sus visitas a India.

22. Ay, el café italiano. Como adicta a esta bebida, encontré en los espressos las bebidas más penetrantes y exquisitas de todo mi viaje por Europa. Un café al aire libre es primordial para recargar energías, divisar el paisaje y evitar las conversaciones al interior de los cafés, donde los italianos suelen hablar a alto volumen.

23. ¡Cuidado con la atención en los restaurantes! Sé específico con tu pedido y, en lo posible, señala claramente en el menú el plato que deseas. En varias ocasiones los meseros trataron de servirme platos más costosos que los que yo había ordenado. Incluso un grupo de japoneses sentados cerca de mí en un restaurante, fueron víctimas de un mesero que les dijo que el vino era cortesía de la casa, pero en realidad les fue cobrado.

Lugares24. Aparta más de tres días para hospedarte en Roma. En mi caso, ha sido una de las ciudades donde más días he estado y no me arrepiento. Es inimaginable la cantidad de monumentos históricos que puedes encontrar con sólo doblar la esquina, aún si no estás en las zonas turísticas.

25. Los ciudadanos de Roma pueden construir viviendas y edificios, pero si hallan un tesoro arqueológico –lo cual es muy probable–, deben detener la construcción y avisar al gobierno. Por eso, es usual hallar ruinas romanas en cualquier calle. Carga siempre tu cámara de fotos.

26. Evita las interminables filas en el Coliseo Romano comprando tu tiquete de ingreso en una de las puertas del Foro Romano o el Palatino, ya que el mismo ticket te sirve para ingresar a todos los monumentos y puedes pasar de uno a otro caminando.

27. Un buen circuito a pie por la antigua roma puede iniciar en Il Vittoriano, monumento a Víctor Manuel II; seguir hasta la Piazza del Campidoglio, una increíble obra de Miguel Ángel; continuar por los Museos Capitolinos, los museos públicos más antiguos del mundo; después el Foro Romano, el Coliseo y el Palatino.

28. Quienes cuentan con más tiempo y energías, pueden añadir al final de este recorrido la visita al Circo Máximo y a la Bocca della Veritá.

29. Visitar museos y catedrales es una tarea obligatoria en Italia. La ostentación de la mayoría de templos católicos se refuerza con el sinnúmero de detalles estéticos de cada obra de arte. Es muy importante ir con una vestimenta apropiada a estos lugares pues el ingreso en pantalones cortos, sandalias y camisas sin mangas está prohibido.

30. Ir a Ciudad del Vaticano es un buen plan, pero si se hace temprano. Después de las 10:00 a.m. las filas pueden ser interminables y los vendedores ambulantes aprovecharán para acosarte durante cada minuto.

31. En Ciudad del Vaticano puedes ingresar a la Basílica de San Pedro gratuitamente. Sin embargo, para conocer la Capilla Sixtina es necesario comprar la entrada a los Museos Vaticanos, la cual tiene un valor de 16 euros.

32. La Fontana di Trevi es uno de los lugares más hermosos que he visto en mi vida. Desde un par de calles atrás empiezas a escuchar el agresivo sonido del agua chocando contra el suelo, mezclado con el barullo de cientos de personas que llegan al lugar.

Logré tomar esta fotografía tras pelear con un insistente fotógrafo ambulante. ¡Son realmente insoportables!

Logré tomar esta fotografía tras pelear con un insistente fotógrafo ambulante. ¡Son realmente insoportables!

33. Incluso en otoño, la temporada con menor cantidad de visitantes, este monumento permanece abarrotado y los fotógrafos a sueldo se ganan una mención a la intensidad y la perseverancia. Su belleza puede ser admirada con calma durante unos minutos y para capturar buenas fotografías aconsejo llevar un trípode. Después de las fotos de rigor, ya está, hora de huir del tumulto.

Otros planes

34. La Semana Santa es una de las ocasiones más importantes para los italianos. Católicos de todo el mundo peregrinan a Ciudad del Vaticano en estas fechas, para vivir este acontecimiento en su epicentro. Considero que creyentes y no creyentes deberían darse la oportunidad de vivir estas fechas en Roma, aunque se debe estar preparado para insoportables multitudes.

35. El fútbol es un grandioso plan en Roma, pero debes asistir con la mayor precaución. Un partido de Roma o Lazio contra un equipo más chico es mucho más tranquilo que el tradicional derbi anual entre estos dos clubes.

36. ¡La música! Es una idea grandiosa asistir a conciertos en Roma, donde la oferta de entretenimiento ofrece espectáculos en vivo de diversos géneros musicales.

37. Si eres un amante de la música clásica, un grandioso escenario para disfrutarla es el Auditorium Parco della Musica, diseñado por Renzo Piano. Además, en Semana Santa y Navidad hay conciertos gratuitos en plazas y templos.

38. Aunque la ópera fue históricamente perseguida por el papado en Roma, hoy en día se puede disfrutar de variados espectáculos. La mejor temporada de ópera se da en verano, pero durante todo el año el Teatro Dell’Opera di Roma ofrece presentaciones esporádicas.

39. La International Wine Academy of Roma ofrece cursos de cata de vinos que requieren reserva previa. Por un poco menos de 200 euros se ofrece cata, cena y charlas sobre las regiones vinícolas de Italia.

40. La Città del Gusto ofrece clases de cocina de tres horas por 80 euros, las cuales son dictadas en italiano. Los fanáticos de la cocina deben aprovechar los cursos esporádicos dictados por la escritora gastronómica Diane Seed, que pueden ser consultados en Italian Gourmet.

Otros tips41. Entra al baño del hotel, los museos y los restaurantes. ¡Este consejo va en serio! Roma es una de las ciudades con menos cantidad de baños públicos del mundo.

42. Aprende algo de italiano. Las expresiones básicas pueden ayudarte a entablar conversación con el personal de los restaurantes y los hoteles. Aunque la actitud de servicio de los italianos suele ser deplorable, un poco de paciencia y algo de entendimiento pueden mejorar las cosas. Si te insultan, al menos te darás por enterado.

43. Roma es una ciudad segura para las mujeres que viajan solas, pero el acoso callejero es insoportable. Incluso acostumbrada al irrespeto colombiano, mexicano o marroquí, creo que el nivel de acoso que viví en Italia supera a los demás con creces.

44. La capital italiana no es ideal para viajeros discapacitados, pues las calles de adoquín y las vías antiguas conservadas dificultan notablemente el desplazamiento.

45. Lleva siempre una batería cargada y una tarjeta de memoria de repuesto para tu cámara. Es seguro que a la mitad del día necesites de alguna de estas dos cosas, dada la impresionante cantidad de lugares por fotografiar.

Antorcha en Il Vittoriano de Roma.

Antorcha en Il Vittoriano de Roma.

46. Si tienes ganas de souvenires, huye de las vías principales y de las calles colindantes a los monumentos. Cerca de las estaciones de trenes suele haber puestos de venta callejeros un poco más económicos.

47. Lleva contigo lo estrictamente necesario. No cargues demasiado dinero, pues en varios monumentos los ladrones se aprovechan de la congestión de turistas para tomar sus pertenencias. No hay nada más desalentador para un viajero que perder su cámara con todos los recuerdos de los últimos días.

48. Los italianos suelen ser bulliciosos y algo groseros. Procura, sobre todo, no contestar los insultos de conductores o personal de servicio, pues puedes provocar altercados innecesarios.

49. Roma es una gran ciudad para viajar con mascotas. Los perros y gatos abundan en los parques y en los supermercados es fácil encontrar comida para ellos. Si hallas un hotel pet friendly, es probable que cuiden de tu mascota cuando vayas a visitar templos y monumentos donde no se permite su ingreso.

50. No quiero ser malinterpretada: La forma de ser de la mayoría de italianos es maravillosa, pero a veces difícil de aceptar. Viaja con los ojos abiertos y los oídos dispuestos a capturar lo positivo. Después de entender que los ciudadanos italianos tienen ciertas particularidades, podrás aprovechar las diferencias para encontrar aspectos muy valiosos. De alguna forma, de eso se trata viajar.

Recomendado: En este artículo de Wimdu puedes encontrar dónde comer en Roma.